TODO ESTÁ EN TUS MANOS…Y EN TU CORAZÓN

Las últimas palabras de Steve Jobs el 19 de Agosto del 2016, justo antes de su muerte impactaron a todo el mundo porque, sin duda, hacen reflexionar:

“Llegué a la cima del éxito en los negocios. Ante los ojos de los demás, mi vida ha sido el símbolo del éxito. Sin embargo, además del trabajo, tengo poco de alegría. Al final, mi riqueza es simplemente un hecho al que yo estoy acostumbrado.

Ahora mismo tumbado en la cama del hospital, recordando toda mi vida, me doy cuenta de que todas las alabanzas y la riqueza de la que estaba tan orgulloso, es insignificante ante la eminencia de mi muerte.

En la oscuridad, miro la luz verde y escucho el sonido de los equipos de respiración artificial,
puedo sentir el aliento de la proximidad de la muerte que se acerca.

Ahora se que, una vez que acumulamos suficiente dinero para el resto de nuestra vida, debemos seguir otros objetivos que no estén relacionados con el dinero.

Tiene que ser algo que sea más importante:

Quizás las historias de amor, el arte, la infancia, sueños …

El no dejar de perseguir la riqueza, sólo te puede convertir en una persona retorcida como yo.

Dios nos dio los sentidos que nos permiten sentir el amor en nuestro corazón y no ilusiones construidas por la fama o el dinero como lo hice durante toda mi vida y que son cosas que ahora no puedo llevar conmigo.

Puedo tener recuerdos del amor, el cual me ha fortalecido. Esta es la verdadera riqueza que te acompañará y te dará fuerza y ​​luz para seguir adelante.

El amor puede viajar miles de kilómetros, así  la vida no tiene límites. Va a donde quieres ir.

Esfuérzate por alcanzar tus metas. Todo está en tu corazón y en tus manos.

¿Cuál es la cama más cara del mundo? La cama de un enfermo…

Si tienes dinero, puedes pagar a alguien para conducir tu coche, para que haga dinero para ti, pero no se puede pagar a alguien para soportar tu enfermedad por ti.

Las cosas materiales perdidas se pueden encontrar,  pero hay algo que no se puede encontrar cuando se pierde:  LA VIDA.”

Estos días de lectura han vuelto a caer en mis manos estas palabras de un hombre admirado por muchos y cuestionado por otros. Parece que fue lo que hoy se llama “un hombre de éxito” un trabajador incansable que incluso en la UCI seguía esbozando proyectos para versionar sus inventos, pero que a la hora de hacer balance se encontraba lejos de haber conseguido lo más importante,  “Al fin y al cabo la riqueza es un hecho al que te acostumbras” dijo, y… es que convertir la riqueza en su motor, junto con los logros y la propiedad, le vació de lo más importante, lo que le podía no sólo trascender sino ademas acompañar, el amor por los demás, el compartir sobre algo que nos trasciende y que es, al final de todo, mucho más épico.

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: